SABERLO. TU REVISTA DIGITAL

DONDE EL CONOCIMIENTO EMPIEZA

Fobias más comunes

fobiasmascomunes

Fobias más comunes

Las respuestas en un organismo ante estímulos iguales suele causar distintas reacciones que en ocasiones pueden producir miedos que para otras personas estarían injustificados.

Existen numerosos estudios científicos afirmando que más del 10 % de la población mundial sufre algún extraño comportamiento ante un estímulo específico que no tendría por qué producir ningún estado de nerviosismo, miedo incluso paralización de pensamientos o control del cuerpo. Esto es lo conocido como Fobias.

Existen muchas catalogadas, pero las fobias más comunes son:

Aracnofobia: Es el miedo a las arañas. Esta fobia es de las más comunes entre hombres y mujeres, existiendo aproximadamente según estudios en la mitad de mujeres y más de 15% de hombres. Existen varios grados de miedo o repulsión a estos pequeños seres, incluso se datan casos en los que escuchar la palabra “araña” hace entrar al individuo en un pánico profundo. Por lo general, los que sufren este trastorno evitan lugares propensos donde puedan habitar estos minúsculos animalillos, o dónde se aprecie alguna telaraña.

Sociofobia: Fobia muy común y extendida en casi el 50% de hombres y mujeres por igual, se trata del miedo al qué dirán el resto de seres sociales. Suele aparecer en los jóvenes de entre 12 y 18 años con mayor relevancia a ser juzgados por el resto de compañeros bien en la escuela o en el grupo de amistades. Es la fobia que afecta al hecho de vivir socialmente y ser juzgado negativamente por la sociedad.

Aerofobia: Es el miedo a volar. Según estudios, está demostrado que tan sólo un 10% de la gente que vuela lo hace sin ningún tipo de miedo. Las personas que padecen este trastorno, pueden sufrir un intenso estado de nerviosismo con sólo pensar en que tendrán que viajar alguna vez para visitar algún familiar o viajar a otro país que implique volar en avión. Por lo general suelen padecer el denominado mal de alturas o vértigo.

Entomofobia: es el miedo a los animales. Muchas personas la padecen y van siempre con ojo avizor pendientes de no encontrarse con ningún animal ya que piensan que podrán ser atacados por éstos en contra de su voluntad. Es un miedo muy común aumentando la probabilidad de sufrirlo en los primeros años de vida y pudiendo desaparecer al tener una buena experiencia con un animal. Es el miedo a qué hará un ser de otro género con el que no puedo comunicarme ni saber sus intenciones.

Tapefobia: Es el miedo irracional a ser enterrado vivo. Existen multitud de escritos dónde tras abrir una tumba, se han encontrado cajas arañadas por las mismas personas que un día fueron tratados como muertos, pero no estaban tan muertos. Esto podía suceder antaño por considerar la muerte “el acto de no respiración voluntaria” o el “no control de los 5 sentidos” , pero existen casos en los que la persona tras salir de un aletargado estado comatoso o sueño profundo, volvían a recobrar el conocimiento encontrándose ya enterrados dónde no podían ser auxiliados.

Agorafobia: Es el miedo a los espacios dónde no se pueda recibir ayuda por algún inconveniente por ejemplo la distancia a un hospital, la falta de cobertura para llamar a los sanitarios, o la imposibilidad de auxilio antes una catástrofe o accidente. Lo suelen padecer en mayor medida el género femenino que el masculino y las personas agorafóbicas intentan no salir de sus casas o ir a sitios muy controlados. Es un extraño trastorno de la ansiedad que produce nerviosismo o inquietud ante la posibilidad de no poder recibir auxilio ante algún inconveniente.Esta fobia si no se trata a tiempo puede producir mayores males.

Claustrofobia: Es el miedo a los espacios reducidos o pequeños. Las personas que sufren este trastorno psicológico, evitan con todas sus fuerzas los espacios cerrados. Subir a una 20º planta de un edificio podría ser un problema para un claustrofóbico porque tendría que utilizar las escaleras evitando el ascensor como principal lugar anti-claustrofóbicos. También huyen de espacios como el metro, habitáculos cerrados y pequeños como un túnel, una habitación minúscula, etc.

Emetofobia: Uno de los miedos más comunes entre los humanos es el miedo al vómito o a la acción de vomitar. Las personas con esta patología evitan comer en sitios distintos a los habituales o incluso se controlan mucho la dieta con tal de no cambiar sus hábitos alimenticios por miedo a que puedan producir un mal-sentir en su estómago y le entren ganas de vomitar.

Carcinofobia: es uno de los miedos más habituales aunque no es muy comentado. Se trata del miedo a sufrir o padecer un cáncer y antes cualquier síntoma extraño enseguida aparece la aprensión a sufrir una enfermedad relacionada con el cáncer. Está íntimamente relacionado con el miedo a morir, a la muerte en general.

Necrofobia: es el miedo a morir o todo lo relacionado con la muerte. Mucha gente padece este trastorno por miedo a padecer los últimos momentos o experiencias antes de la muerte, siempre asociadas al dolor y sufrimiento. A nadie le gusta la idea de morir, pero es un acto necesario para la mejora de evolución de la especie y el propio cuerpo está preparado para sufrirla en sus carnes activando procesos naturales anti-estrés, analgésicos, etc.

Deja un comentario